escuchar
en vivo

Radio 1 Alvear

Cospac inauguró la planta de envasado de bidones con agua tratada por ósmosis inversa

Desde 1953 la cooperativa de servicios de Bowen continúa ampliando sus horizontes. Ahora la emblemática institución irrumpió de lleno en el mercado del agua envasada.

A la planta de mineralización de agua de mesa por el método de ósmosis inversa le sumó la maquinaria para fraccionar en bidones de 20 litros y con una capacidad de llenado de 3.500 litros por hora.

Este emprendimiento contó con una inversión de $600.000 que salieron íntegramente de las arcas de la cooperativa.

“Hoy estamos dando concreción al proyecto original, primero fue montar la planta de ósmosis inversa con un expendio de agua que es automático; el vecino venía con un envase y podía acceder colocando una ficha, ahora le incorporamos el fraccionamiento”, dijo orgulloso Horacio Sarsotti, presidente de la entidad.

COSPAC nació como una prestadora del servicio de agua potable en el distrito del Este alvearense y desde entonces no cesó de incrementar sus funciones dentro de la sociedad. Al agua le agregó la distribución de energía eléctrica, sepelio y en el 2000 se abocó de lleno a la recolección y tratamiento de residuos cloacales. Además, el año pasado puso en marcha un sistema que permite que los bowenses hablen gratis entre ellos por celular: simplemente le permitió al vecino incorporarse a la flota de corporativos de COSPAC.

A lo largo de los años la misión de la cooperativa fue en aumento ya que tuvo que intervenir para cubrir el vacío que dejaron las empresas del sector privado.

Dos factores confluyeron para que la dirigencia de COSPAC decidiera aventurarse en el mercado del agua de mesa o mineral: la duda siempre presente sobre la calidad del preciado líquido que se consume en el departamento y la falta de interés de los privados por atender una creciente demanda por el agua envasada.

“El agua está cuestionada en Alvear, lo que hicimos en el distrito es darles a los habitantes un agua para que tengan la seguridad de que toman algo que es de óptima calidad”, sostuvo el presidente.

El proyecto comenzó a tomar cuerpo en abril de 2011 cuando empezó a operar la planta de agua altamente purificada a través del método de ósmosis inversa. En el inicio el costo era de $5 los 20 litros para la gente en general y $2,50 para el asociado. La condición era que el consumidor debía concurrir con un envase. Desde entonces han manejado un volumen de 2.000.000 de litros.

Ahora, con la ampliación de la planta, COSPAC tiene capacidad para fraccionar 2.000 bidones por día y comercializar el agua fuera de las fronteras distritales. “Todo se hizo con el esfuerzo propio, el dinero invertido salió de la cooperativa con el único fin de brindarle un servicio más a la gente”, finalizó Sarsotti.